Besos de mamá, lo más bello del mundo

Perdonad la intimidad. En mis últimas sesiones de radioterapia, ya superadas, una serie de efectos secundarios combinados me tumbaron, físicamente. No le ocurre a todo el mundo, pero a mí me dejaron en la cama, agotado. Vas asumiendo como eres de fuerte cuando te ponen a prueba. El único aliciente que tenía era no fallar a mi cita con el artículo diario. Y entonces llamó mamá. Desde que mi padre tuvo un infarto conduciendo en Barcelona, ​​después de visitar a sus cuatro nietos, han decidido que sólo pisan esta avenida y la ciudad por causas…

¿Lo buscabais?

No tengo nada en contra del hijo único… En realidad cada hijo es único e irrepetible lo que ocurre es que algunos repetimos y acabamos teniendo hasta tres o cuatro hijos únicos, algo que se podrá considerar vicio y según otros, una prueba de temeridad e inconsciencia. Si Einstein hubiese tenido tres hijos, en lugar de dos, además de la teoría de la relatividad podría haber popularizado el Teorema de Nikon, según el cual al primer hijo le harás tantas fotos en el primer mes como al segundo hijo en su primer año, y como…

Ilusión, vocación, pasión

Pido perdón tres veces: por colocar en un título tres palabras tan cursis y pasadas de moda, por haberlo hecho para hablar de los maestros, y sobre todo porque mi idea es -lo siento mucho- hablar bien de ellos. Sé que mi doble condición de padre y periodista, tan radical que sus siglas son PP, me invita a criticarlos por hacer demasiadas vacaciones (como padre) y me sugiere que hable de temas importantes, como la ley de educación (es lo mínimo que se le pide a un periodista esta semana). Pero estoy harto de que…

Una siesta de 12 años

Educar debe ser algo parecido a espabilar a los pequeños y frenar a los adolescentes. Justo al contrario de lo que hacemos: no es extraño ver a niños de cuatro años con cochecito y chupete hablando por el móvil, ni tampoco lo es ver de catorce sin hora de volver a casa. Hemos dicho sobreprotección, pero es la desprotección más absoluta: el niño llega al insti sin haber ido a comprar una triste barra de pan, justo cuando un amigo ya se ha pasado a la coca. Sorprende que haya tanta literatura médica y psicopedagógica…

Please Add Widget